ALIMENTACIÓN IDEAL PARA LA LACTANCIA

La leche materna es considerada el alimento ideal e insustituible para el recién nacido, cubre las necesidades nutricionales para su adecuado crecimiento y desarrollo físico, por eso se la denomina la primera vacuna. Según la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna en la primera hora de vida reduce cerca de un 20% el riesgo de morir en el primer mes.

Los recién nacidos tienen un sistema inmunológico inmaduro y vulnerable, proveer de este alimento es imprescindible porque contiene anticuerpos que ayudan a protegerlo de las enfermedades propias de la infancia y sus beneficios se extienden a largo plazo.

Cada mes de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna y, con Guadalupe Mena, asesora nutricional de Nirsa, les traemos algunas recomendaciones para cuidar la alimentación de las madres que se encuentran en etapa de lactancia:

  • La madre lactante debe aumentar su ingesta calórica en unas 500kcal al día durante los primeros 6 meses de lactancia, es decir, 200kcal más de las que necesitaba cuando estaba embarazada.
  • La leche materna contiene entre un 85 y 90% de agua, expertos recomiendan tomar de 2 a 3 litros de agua al día.
  • Al menos el 50% de las proteínas deben ser de alto valor biológico, lo encuentran en pescados como atún, caballa, sardina, carne y huevo.
  • Los expertos recomiendan consumir entre de 30 a 35% de DHA (ácido docosahexaenoico) superior a 200 mg porque ayuda a los bebés en su desarrollo neurológico. Este ácido graso está presente en alimentos como el salmón, atún y anchoas.
  • El omega 3 forma parte de los ácidos grasos saludables que necesita tanto el niño como la madre. Además, juega un rol importante en el desarrollo digestivo, neuronal y sistema inmune del pequeño. Sardinas, camarón y atún contienen alto valor proteico y son de fácil digestión a diferencia de las carnes rojas.
  • El consumo de carbohidratos es el mismo porcentaje que para la mujer no lactante, es decir, debe aportar entre un 50 y 55% de las calorías totales ingeridas.
  • El hierro ayuda a las mamás a mantener su nivel de energía, este mineral lo encuentran en almejas, acelga, espinaca, hígado y huevo.
  • El calcio contribuye al mantenimiento de los huesos y disminuye el riesgo de osteoporosis en la madre con el paso de los años. Se recomienda un consumo diario de 1200 mg de calcio y lo pueden encontrar en queso, yogurt, leche, frutos secos (almendras, avellanas, nueces) y legumbres.

La calidad de la leche depende de la nutrición materna, así, a través de estas recomendaciones se busca proporcionar información nutricional que sirva de guía para que se beneficien, tanto la madre como los recién nacidos, de todos los aportes nutricionales que proporciona amamantar.

Promover la lactancia materna es fundamental para evitar desnutrición infantil desde etapas muy tempranas, pues la nutrición en los primeros 1000 días de vida es la clave para un crecimiento y desarrollo correctos.

ALIMENTACIÓN IDEAL PARA LA LACTANCIA