EL AMOR, LA BASE DE LAS FAMILIAS

La familia es la base de la sociedad , una frase que hemos escuchado por mucho tiempo. En la época de nuestros abuelitos, se conformaban por padre, madre e hijos y cada uno cumplía un rol al interior de ella, que estaba determinado por el sexo, es decir, se creía que el hombre debía proveer y la mujer dedicarse a las labores domésticas y crianza de niños.

Con el pasar de los años, ese pensamiento y la estructura familiar ha cambiado. En Ecuador, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), el 51% de las familias ecuatorianas no son tradicionales, sin embargo, el amor sigue siendo la base de estos nuevos hogares.

El INEC ha detectado 16 tipos de familias en el país, entre ellos: unipersonal, hogares con mujeres jefas de casa, domicilios con integrantes de otros núcleos familiares, parejas del mismo género, perrhijos, novios sin hijos, etc. Una realidad que muestra que la sociedad se ha vuelto mucho más diversa de lo que era décadas atrás y la idea convencional se ha diversificado.

Por este motivo, los negocios también han tenido que cambiar su estrategia de venta, uno de ellos es Kiosko de Alpina. Esteban Montenegro, jefe de categoría de bebidas de Alpina, afirma que están invirtiendo en entender y conocer a la familia ecuatoriana, sus sueños, anhelos y cómo, desde la marca, crear posicionamiento y conexión con los consumidores.

Alpina quiere ser parte de los hogares ecuatorianos y estar presente en cada momento con su propuesta de Yogurt Kiosko, porque saben que en la mesa se comparten los mejores instantes.

A pesar de la diversidad en la composición familiar, el factor común es el amor. Un análisis sobre la felicidad de los ecuatorianos reveló que las personas que viven con su pareja, trabajan o tienen mascotas son más felices. En 2019, Ecuador se encontraba en el puesto 50 a escala mundial sobre el índice de júbilo por encima de Portugal, Perú, Venezuela, Japón y China.

EL AMOR, LA BASE DE LAS FAMILIAS