LA VACUNA: DESAFÍOS, SALVACIÓN Y RESPONSABILIDAD

Video Caption: Vacunas en Ecuador
Video Duration: 05:08

La esperanza, convertida en vacuna, llegó a Ecuador para combatir la COVID-19. Pero, acabar con la pandemia y regresar a la normalidad aún es un anhelo lejano de cumplirse. Con el plan piloto de vacunación que impulsa el gobierno ecuatoriano, nacieron también algunas dudas sobre la efectividad, efectos adversos o por qué se deben mantener las normas de bioseguridad a pesar de haberse vacunado.

Image
Image

Ministerio de Salud Pública y Presidencia de la República del Ecuador

Según información del Ministerio de Salud Pública, la fase cero se inicia con la aplicación de 86 mil dosis al personal de primera línea, es decir, para quienes laboran en los hospitales centinelas, adultos mayores de centros geriátricos y sus trabajadores. La fase uno comenzará a finales de marzo o los primeros días de abril, se vacunará de forma masiva al personal de salud, fuerza del orden público, bomberos, recolectores de desperdicios y grupos estratégicos. En la fase 2 y 3, recibirá la vacuna toda la población de 18 años en adelante, excepto personas que presenten trastornos de coagulación, reacciones alérgicas, individuos con inmunodepresión, personas con tratamiento contra el Cáncer, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y quienes ya se contagiaron de coronavirus, hasta el momento.

Image
Image

Ministerio de Salud Pública y Presidencia de la República del Ecuador

El Gobierno garantizará el cumplimiento de  todas las medidas de bioseguridad para que los ciudadanos reciban seguros las dosis de la vacuna contra la COVID-19. El proceso de inmunización en el país se compone de siete pasos: 

 

  • Las personas tienen que confirmar la cita de vacunación y aceptar los términos y condiciones para recibir las dosis.
  • Uso de medidas higiénicas en las Unidades de Vacunación.
  • Explicación del procedimiento de vacunación.
  • El ciudadano pasa a vacunarse y permanecerá en la sala de reconstitución de la vacuna.
  • Se realizará un registro.
  • Entrega de la documentación y fecha de la segunda dosis.
  • Observación en la sala de Unidad de Vacunación por 30 minutos.

La vacuna de Pfizer, que el 11 de diciembre recibió la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el uso de emergencia y que será distribuida en nuestro país, en los resultados de la tercera fase de prueba, demostró una eficacia del 95%. Para el Dr. Esteban Ortiz, Director del Grupo de Investigación One Health de la Universidad de las Américas (UDLA), la vacuna es eficaz y segura.

Los expertos en salud indican que es fundamental que las personas comprendan antes de vacunarse que estas pueden causar algunos efectos secundarios, entre los más comunes están: dolor de cabeza, escalofríos, dolor de las articulaciones, fiebre, dolor muscular, molestia en el sitio de la inyección y dolor, enrojecimiento e  hinchazón en el brazo donde recibió la vacuna. Estas reacciones son temporales y desaparecen por sí solas en pocos días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la cobertura de vacunación necesaria para estabilizar y contener la pandemia es del 80% de la población, idealmente el 90%. Por esta razón, tras recibir la vacuna, es necesario regresar a casa, mantener el aislamiento social, esperar la segunda dosis que se la debe colocar 21 días después de la primera y luego aguardar al menos 15 días para que la vacuna alcance la efectividad esperada. Aproximadamente mes y medio en total.

Además, según especialistas, hasta que no haya una inmunidad colectiva que permita contener la pandemia definitivamente, es importante que quien reciba la vacuna mantenga las medidas de bioseguridad porque, aunque esté inmunizado, las vacunas probadas hasta ahora evitan que el virus se reproduzca en el cuerpo y enferme a la persona, pero no hay evidencia suficiente que demuestre que la persona vacunada no transmita el virus a otro. Por este motivo, aunque se ponga las dos dosis de vacuna, se tiene que esperar a que la mayoría de la población esté vacunada, para regresar a la normalidad.

Está claro que, a pesar de tener la vacuna, lo único que nos mantendrá seguros y protegidos es mantener las medidas de bioseguridad: lavado de manos, uso de mascarilla y distanciamiento social. A continuación el Dr. Esteban Ortiz, Director del Grupo de Investigación One Health de la Universidad de las Américas, UDLA, despejará algunas dudas acerca de la vacuna, entre ellas, cuál es el desafío que tiene el Gobierno para inmunizar a toda la población, además explica porqué los  menores de edad no pueden recibir las vacunas. Mientras que, el Dr. Francisco Mora, Coordinador Institucional de Vigilancia Epidemiológica e Infectología, explica porqué las personas no deben relajarse a pesar de que ya haya la vacuna.