ESPECTÁCULOS Y GASTRONOMÍA SE REACTIVAN

Video Caption: RADAR POSITIVO: reactivación
Video Duration: 02:02

El estado de excepción culminó a las 23h59 del sábado 12 de septiembre de 2020. Se inició la campaña “Yo Me Cuido” que deja a cargo de los ciudadanos el cumplimiento de las medidas de prevención para evitar el contagio de COVID-19.

Ya sin algunas restricciones y para reactivar la economía local, algunas empresas han optado por realizar sus actividades fortaleciendo los parámetros de bioseguridad.

“Thunder Shows” es una empresa ecuatoriana, fundada hace 5 años, que se dedica a la realización de espectáculos. Por la emergencia sanitaria, ha optado por hacer conciertos de una forma diferente, evitando las aglomeraciones. Propone los autoconciertos. Por primera vez se llevan a cabo en Ecuador, conciertos en los que los espectadores se encuentren en sus vehículos. Se hacen en la Hostería Rincón de Puembo y el precio es de $20 la entrada general y $30 la VIP. El costo es por auto, con un máximo de 4 personas. Los conciertos son en vivo, mientras los músicos tocan se puede ver su presentación en pantallas Led gigantes. El repertorio musical debe ser sintonizado por los asistentes a través de una frecuencia FM en sus radios.

Image

@ThunderShows

Otro sector económico que también espera reactivarse en estos días es el de los restaurantes, principalmente aquellos ubicados en La Mariscal, zona turística de Quito. “Galería Café” se fortaleció tras el cierre definitivo de “Galería Ecuador”, que durante 15 años recibió a miles de turistas. En la pandemia renació este establecimiento que ofrece productos gastronómicos cien por ciento ecuatorianos, con elevados estándares de calidad. Ha puesto a disposición de sus clientes almuerzos completos y en las tardes, crepes con café ilimitado. Cuando un cliente ingresa al establecimiento, es fumigado, cuentan con un baño exclusivo para el lavado de manos y usan plantas orgánicas para dividir las mesas y cumplir con el distanciamiento social.
“Pinche Lupita” es un restaurante de comida callejera mexicana, nació en plena pandemia e implementó medidas de bioseguridad que sorprenden a sus comensales. Una de ellas es que cuentan con un lavamanos portátil accionado por pedales, es decir, los clientes no tocan nada, luego se los desinfecta y se verifica su temperatura. En las mesas, disponen de una especie de percheros para colgar las mascarillas y un ozonificador para desinfectar las manos y los celulares. A esto se suma, un menú variado y muy económico.
Así que, estimados lectores, hay opciones para divertirse, comer rico y sano, y sobre todo tener las precauciones necesarias para evitar contagios mientras ayudamos a reactivar la economía del país.