VIOLENCIA INTRAFAMILIAR EN PANDEMIA

Video Caption: Hablando con el especialista: violencia intrafamiliar
Video Duration: 01:07

La agresión de todo tipo dentro de la familia ha aumentado en estos meses. El confinamiento ha agravado la violencia habitual de algunos hogares y en otros casos, ha sido el detonante en familias supuestamente sin signos de maltrato. A todo esto se suma la falta de conocimiento por parte de las víctimas sobre cómo actuar en estas circunstancias.

Cualquier tipo de violencia no puede ser tolerada y hay que actuar a tiempo, está en riesgo la dignidad, la integridad física, e incluso la vida.

“Familias en el mundo entero se encuentran en confinamiento por la pandemia pero, para muchos, el hogar no siempre es el lugar más seguro”. Son las palabras de nuestra especialista, la abogada Verónica Benavides.

Image

Abogada Verónica Benavides

Nos explica que los comportamientos abusivos ya sean psicológicos, sexuales, emocionales y verbales no distinguen edad, género o clase social. La violencia puede venir de cualquier persona con un vínculo afectivo con la víctima, ya sea esposo, esposa, conviviente, hermanos, hijos, etc.

Para salir de ese círculo de degradación, las víctimas deben realizar una denuncia en fiscalía, en las unidades especializadas contra la violencia pertenecientes al Consejo de la Judicatura, llamar al Ecu 911 para ser atendidas de forma inmediata o acercase a la Unidad de Policía Comunitaria más cercana y solicitar protección.

Además, la policía ha implementado un botón de pánico para acudir al domicilio en caso de amenaza. Y si necesita asesoría legal, llame a la defensoría pública o a su abogado de confianza.

En casos de violencia intrafamiliar, las medidas de protección más comunes son: boleta de auxilio a favor de la víctima o miembros del núcleo familiar, orden de salida de la vivienda para la persona acusada y prohibición para acercarse a la víctima.

La violencia no es culpa de quien la recibe y siempre es posible salir de ella, recuperar el poder y control de la propia vida. ¡Denuncia, siempre hay alguien para ayudarte!